La necesidad de poder inscribir a los animales como parte de la familia

Recientemente muchos medios de comunicación se hicieron eco de una noticia importante y que cada vez está generando mayor trascendencia.

Una mujer llamada Silvia Colletti,  ingeniera agrónoma del INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, en Argentina), solicitó inscribir a su perrita Colleti, de  nueve años como «hija no humana» para poder prestarle los cuidados oportunos a causa de su enfermedad.

Silvia explicaba a los medios que tiene un fuerte vínculo con su perra, que incluso se estrecharon más tras la pandemia, y que por supuesto la considera una parte más de la familia, siendo para ella como su hija. Colleti ya había padecido de hipotiroidismo hacía años, y tuvo que pasar varias temporadas ingresada y con tratamientos especiales. No fue nada sencillo para Silvia poder compatibilizar su trabajo con los cuidados de Colleti, pues precisaba llevarla y recogerla en la clínica veterinaria, así como proporcionarle los tratamientos necesarios.

Actualmente, tal como ha narrado Silvia, su perrita tiene muchas crisis y necesita una atención especial, no pudiendo ausentarse todo el día y dejarla sola. Por ello ha solicitado poder inscribirla como «hija no humana» y realizar trabajo remoto. Silvia explicó a los medios lo siguiente: «Mi lugar de trabajo está a 25 kilómetros y se me dificultaba. Y no podía dejarla -internada sola- porque era peor el estrés para ella. Entonces la quise inscribir como una hija no humana a cargo, porque esa figura ya existe legalmente, se habla de una familia multiespecie (…) «Hice el trámite interno en la institución y quedó en stand by. No lo saben resolver porque no podía poner un DNI (…) A principios de este año tuve que internarla. Tenía que dejarla temprano en la mañana y retirarla por las noches, así día tras días. La pasamos muy mal, ella sufriendo, yo también, y jornadas enteras sin dormir. Hablé con mis jefes y les planteé la situación, pero la desestimaron».

El abogado constitucionalista Alejandro Gil Domínguez, cuando fue consultado sobre el reclamo que impulsa Colletti, resaltó que tiene suficiente respaldo legal para alcanzar su objetivo. “La asiste el derecho, totalmente. La justicia argentina ya determinó que los animales no humanos son seres sintientes, son personas no humanas y, como tales, son sujetos de derecho” afirmó el letrado.

El caso de Silvia y Colleti no es un supuesto aislado, sino que se repite constantemente en multitud de territorios. Es preciso que se tenga en cuenta a los animales como parte del núcleo familiar y que se permita a sus propietarios/as o cuidadores, proporcionarles la atención necesaria en determinadas circunstancias, especialmente cuando se trata de problemas de salud. En algunos países ya se conceden bajas laborales para atender a los animales en caso de enfermedad.

El término de familia multiespecie está siendo cada vez más reconocido, y noticias como esta deben impulsar su normalización.

 

Con información de: Infobae, vdm noticias, El litoral:

https://www.infobae.com/sociedad/2022/09/08/salta-su-perra-atraviesa-un-grave-problema-de-salud-y-pelea-por-inscribirla-como-hija-no-humana-para-poder-cuidarla/

https://www.vdmnoticias.com/noticias/leer/inicio-acciones-legales-para-inscribir-como-hija-no-humana-a-su-perra-y-poder-faltar-al-trabajo-para-cuidar/13146

https://www.ellitoral.com.ar/corrientes/2022-9-9-1-0-0-una-mujer-pide-inscribir-a-su-perra-como-su-hija-no-humana

Compartir esta publicación